Datos personales

Mi foto
Badajoz, Badajoz, Spain

lunes, 17 de diciembre de 2018

PATÉ DE POLLO Y MANZANA CON GELATINA DE 
OPORTO







Qué socorridos son los patés, con unos ibéricos y algo de queso tenemos los entrantes de cualquier comida solucionados. 
 Este es un paté de lujo. No es difícil, pero sí más laborioso que el de queso azul que teneis aquí. Hay que cocinar, pero no os asustéis, leer hasta el final y veréis que no es para tanto.

Empezamos.

INGREDIENTES






 500 grs. de hígaditos de pollo (sólo hígado, sin corazones).
1 manzana ácida ( granny smith), la verde brillante.  
● 200 grs de panceta ibérica, fresca.
● 1 cebolla mediana 
● 50 ml. de brandy o ron (son unos 50 grs), yo utilizo ron
● 150 ml. de Oporto (medir separadamente 100 ml por un lado y 50 por otro)
● 100 ml. de nata líquida
● 100 grs. de mantequilla a temperatura ambiente 
● 12 grs. de gelatina en hojas
● un puñado de pimientas variadas, en grano (negra, blanca, roja, verde)
● Hierbas aromáticas variadas, tomillo, romero, albahaca, hierbabuena, perejil, cilantro.
● Aceite de oliva virgen extra y sal

ELABORACIÓN 




● Limpiamos los hígaditos y los ponemos en un bol con un poco de leche.
● Mientras dejamos remojarse el higado, picamos la cebolla pequeñita y la manzana en cuadraditos después de pelarla y quitarle el corazón.
● Picamos también la panceta en trozos pequeños.
● Lavamos las hierbas aromáticas, las secamos con un papel de cocina y las troceamos ( no hace falta que estén muy picadas porque después las vamos a triturar).
● Sacamos los hígaditos de la leche y los partimos en trozos.
● En una sarten ponemos un poco de aceite y freímos la cebolla a fuego suave hasta que se ponga transparente,  añadimos la panceta picada, rehogamos unos minutos y ponemos los dados de manzana. Salteamos a fuego medio unos 5 minutos .
● Agregamos a la sarten los hígaditos ya troceados, salamos, rehogamos unos 10 minutos o hasta que pierdan el color de crudo. Vertemos el brandy o ron y los 50 ml. de Oporto y rápidamente flambeamos con un mechero. Esperamos hasta que se apague la llama del todo y seguimos cocinando hasta que reduzca todo el líquido y este bien apurado. 
● Ponemos este sofrito en el vaso de la batidora o en thermomix, añadimos la nata líquida,  las hierbas aromáticas troceadas, sal y las pimientas (reservamos algunos granos de pimienta para decorar). Trituramos y vamos añadiendo poco a poco la mantequilla a trozos. Seguimos batiendo hasta tener una masa bien fina, rectificamos de sal si es necesario y ponemos en la nevera a enfriar.
● Cuando el paté esté frio preparamos la gelatina.



● Ponemos las hojas de gelatina a remojar en agua fría hasta que estén bien hidratadas, unos 8 o 10 minutos.
● Calentamos los 100 ml. de Oporto y le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Removemos con unas varillas hasta que la gelatina este bien disuelta y agregamos algunos granos de las pimientas.
● Mientras la gelatina templa un poco ( solo templar, no dejar que se cuaje) ponemos el paté en un recipiente,  puede ser un taper de cristal bonito que después os sirve para llevar a la mesa o en un aro de emplatar; en cualquier caso dejando un poco de espacio para la gelatina. 
● Ya vertemos la gelatina sobre el paté y dejamos enfriar en el frigorífico hasta que cuaje del todo.


      Sólo queda disfrutar con un buen pan y un buen vino. 

CONSEJOS







 ● Tienen que ser sólo los higaditos. En algunos sitios te venden todo mezclado, pero si tenéis una carnicería de confianza seguro que os los escoje, y si no, en la carnicería de Carrefour los tienen. 
● Si no tenéis Oporto podéis utilizar un Pedro Ximenez, de hecho yo lo he usado cuando me quedo sin Oporto.
● Las hojas de gelatina tenéis que mirar en el paquete que os pone el peso por hoja. En algunas marcas cada hoja tiene 2 grs. con lo que es muy fácil el calculo, pero otras tienen algo menos de 2 gramos, normalmente las de marcas blancas. En este caso he utilizado las de la marca Hacendado y he puesto 7 hojas, que son los 12 grs. 
● Os pongo una foto que se ven las dos formas de guardarlo,  el taper de cristal que puedes taparlo y reservarlo en el frigorífico o en el aro de emplatar si lo vas a servir en cuanto enfríe. 










sábado, 15 de diciembre de 2018

PATÉ DE QUESO AZUL CON NUECES Y MANZANA 
ÁCIDA .





Hoy os dejo la receta de un paté que os recomiendo que lo hagáis.  Os va a encantar y a vuestros invitados también . 

Es muy sencillo y solo con cuatro ingredientes. Eso sí,  la manzana que sea Granny Smith ( esa manzana dura y verde brillante). Es la idónea para esto por su acidez y su color ya que la vamos a utilizar con la piel. 

Veréis que sencillo.

INGREDIENTES 





● 150 grs. de queso azul
175 grs. de queso de untar, tipo philadelfia 
Un puñado de nueces (unas 10 o 12 aproximadamente)
1/2 manzana Granny Smith

ELABORACIÓN 





Un rato antes de empezar sacamos el queso azul de la nevera para que nos sea más fácil trabajarlo. También podemos ponerlo en el microondas, en modo descongelacion, unos segundos hasta ablandarlo .
Cuando tengamos el queso azul blando lo ponemos en un bol junto con el queso crema, y con ayuda de unas varillas mezclamos hasta tener una pasta homogénea. 
Picamos las nueces sobre una tabla con cuchillo. Podriamos picarlas con ayuda de cualquier robot de cocina pero no queremos que estén demasiado deshechas. Se tienen que notar en el paté. 
Lavamos la manzana bien lavada y sin pelar, la partimos a la mitad. Utilizamos solo media. La rallamos con un rallador.
Agregamos las nueces y la manzana rallada a la mezcla de quesos y removemos hasta que esté todo bien integrado. Colocamos en un cuenco chulo,  tapamos con film de cocina y al frigo. 
En el momento de servirlo colocamos media nuez como adorno.  





Hoy no hay consejos como en otras recetas, ni na de na, si es que no puede ser más sencillo.





martes, 4 de diciembre de 2018

CREMA DE BROCOLI, CALABAZA Y PATATA






 Antes de meternos en las copiosas comidas navideñas, (si no hemos empezado ya),  vamos a tratar de comer bien y ligero.  Y si hemos empezado, con mayor motivo. 

  Quien dijo que las cremas de verdura son sosas y aburridas? Aquí tenéis la prueba de que no es verdad.

Es apta para mis amigos y amigas veganos, excepto por el jamoncito de tropezones. Lo cambiamos por unas pipas de calabaza y ya está. 

Os pongo la receta.

INGREDIENTES (para 4 personas)




400 grs. de brocoli 
• 1 vaso de leche  
1 cucharada de mantequilla
• 300 grs. de calabaza
• 3 patatas medianas
• 1 zanahoria
• 1 cebolla
• 1 puerro
• Jamón serrano en taquitos, o pipas de calabaza.
• Aceite, sal, pimienta, nuez moscada y comino

ELABORACIÓN 





Limpiar y picar el puerro y la cebolla.
Pelar la zanahoria, una patata y la calabaza. Trocear.
En una olla ponemos un poco de aceite y rehogamos el puerro y la cebolla.  Añadimos patata, zanahoria y calabaza y seguimos rehogando unos minutos más. Sazonamos con sal, cubrimos de agua y cocemos hasta que estén todas las verduras tiernas. 
Sí tenemos una olla de vapor,  en la parte de arriba 
colocamos el brocoli cortado en ramitos y asi cocemos todo al mismo tiempo. Si no, ponemos el brocoli en otra olla cubierto de agua y cocemos hasta que esté tierno.
Reservamos el brocoli ya cocido. Si lo cocimos con agua lo escurrimos.
Las verduras de la olla las trituramos con la batidora hasta que obtengamos una crema fina, sazonamos con pimienta molida y rectificamos de sal.  Mantenemos en un sitio caliente mientras preparamos el resto .
Colocamos en una cacerola la mantequilla, el vaso de leche y el brocoli ya cocido. Sazonamos con sal, pimienta y comino. Le damos un hervor de cinco minutos y trituramos hasta tener una crema muy fina. Reservamos en lugar caliente. 
Pelamos las otras dos patatas, las troceamos y cocemos en agua con sal, una pizca de pimienta molida y otra de nuez moscada. Cuando estén tiernas las trituramos con la batidora y un poco del agua de cocerlas. Esta nos tiene que quedar con un poco más de cuerpo que las cremas. Reservamos.
Doramos el jamón muy picadito ( o las pipas si preferimos) en una sarten con unas gotas de aceite.
Escurrimos sobre papel absorbente. 
Sí se han enfriado las cremas las calentamos de nuevo. Ponemos la crema de brocoli en una jarrita y la de calabaza en otra. 
Cogemos una jarra con cada mano y vertemos en el plato al mismo tiempo una por el lado izquierdo y otra por el derecho.  Ella sola se irá uniendo. 
Para homogeneizar; sin levantar el plato de la mesa, lo cogeis por un extremo y lo moveis de forma muy ligera y suave.
Ponemos una cucharada de puré de patatas en el centro y sobre ella un poco de jamón o en su defecto unas pipas de calabaza. 

CONSEJOS



Sí en lugar del jamón utilizáis las pipas de calabaza. 
Le quereis dar un toque especial? Ponerlas en un bol con una cucharada de aceite, una pizca de sal, una pizca de comino y otra de tomillo. Remover bien y ponerlas en una sarten, a fuego lento y dándole vueltas sin parar hasta que se tuesten pero sin quemarse. Después poner sobre la crema.
• Por poca agua que le pongamos a las verduras, cuando las trituramos, a veces nos resulta una crema demasiado líquida.  Esto también va un poco en gustos, más o menos espesas. 
Yo lo que hago, antes de triturar es quitar la mayoría del caldo. Después voy batiendo y añadiendo líquido poco a poco hasta tener la textura que me gusta. 
• Si no tenéis olla para cocer al vapor, pensar en compraros una. Van genial cuando tienes que hacer dos elaboraciones como en esta receta, o para hacer verduras o pescado al vapor.  La que yo tengo, que veis en la foto la compré en Lidl y me costó 19 euros.



Y eso es todo. Espero que os guste.  



















domingo, 2 de diciembre de 2018

CONSERVAS DE MEMBRILLO





  Ya tenía mi conserva de membrillo terminada y aún muchos membrillos en los árboles,  así que,  se los he ofrecido a amigas y vecinas (utilizo solo el femenino por que no tengo hombres cocinillas a mi alrededor). Unas me han dicho que, o no saben prepararlos o solo saben hacer dulce de membrillo y,  como lleva mucho azúcar, no quieren hacerlo. 

Así que no me quedaba otra que preparar un post, y además lo he hecho triple. 
 Así, de una atacada. 
Son las tres formas que yo lo hago para conserva, en formato dulce. Por eso le he puesto el título de conservas de membrillo. 

También podemos utilizar el membrillo en recetas saladas. 
En unos días os pondré alguna receta de este tipo. 

Y no me enrollo más,  que hoy es larga la cosa.

DULCE DE MEMBRILLO





Efectivamente el dulce de membrillo lleva mucha azúcar. Pero no hay otra forma de hacerlo si queremos que nos quede compacto para cortar. 

Mira que lo he intentado. Con menos azúcar es una mermelada. Le he puesto menos azúcar  y gelatina, pero no me gusta nada la textura.  
Hago poquita cantidad, sólo para cuando tengo invitados,  para acompañar una tabla de quesos o para elaborar algún postre. 

Se conserva perfectamente en un recipiente hermético,  a ser posible de cristal. También podéis envasarlos al vacio y por supuesto admite congelación.

No os voy a poner en los ingredientes la cantidad porque  ya sabéis que es siempre la misma cantidad de azúcar que de membrillo, pesado éste después de limpio. 





INGREDIENTES 

Membrillos
 Azúcar 
• 2 limónes

ELABORACIÓN 

Aunque vamos a pelarlos, lavamos bien los membrillos, si no, esa pelusa que tienen se nos pega a las manos y los ensuciamos.
Ponemos una olla de agua a hervir con el zumo de un limón. Pelamos los membrillos y le quitamos el corazón. Cortamos a gajos y a medida que los vamos limpiando los vamos echando en la olla. 
Los dejamos hervir hasta que estén bien tiernos.  
Cuando estén blanditos escurrimos el agua pesamos el membrillo y volvemos a ponerlo en la olla, ya sin agua. Pesamos la misma cantidad de azúcar que teníamos de membrillo cocido, la añadimos junto con el zumo de un limón y ya dejamos cocer a fuego suave removiendo continuamente con una cuchara de palo. 
• Hay que tener cuidado cuando empieza a espesar porqué hace burbujas que salpican y pueden quemarnos. 
Yo siempre me pongo una manopla de cocina.  
No podemos dejar de remover, que se nos pega rápido y no queremos que sepa a quemado. Sabremos que está en su punto cuándo al remover con la cuchara nos quedan surcos profundos.
Aún caliente y con cuidado de no quemarnos echamos en los recipientes para guardar.






CON THERMOMIX

Sí la hacemos en thermomix no podemos hacer más de un kg. de cada vez.
• Ponemos en el vaso la mitad del membrillo (1/2kg.) ya limpio, pelado y sin semillas . Trituramos 5 segundos, velocidad 5-10. 
• Echamos un limón sin piel ni pepitas partido en trozos y el resto del membrillo, volvemos a triturar 5 seg, velocidad 5-10.
Echamos 500 grs. de azúcar y programamos 15 mtos., 100° , velocidad 5.
Ponemos el otro medio kilo de azúcar y programamos de nuevo 15 mtos. , 100°, velocidad 5. Pasados los primeros 5 minutos quitar el cubilete y poner el cestillo.
Depositar en los recipientes que vayamos a guardar. 


MERMELADA DE MEMBRILLO





Vamos a utilizar:  1 kgs. de membrillos
                                    1 limón 
                                    400 grs. de azucar

La forma de elaborarla, tanto de forma tradicional como en thermomix es exactamente igual que el dulce de membrillo.  Lo único que hemos cambiado es la cantidad de azúcar .
  
Envasamos en tarros de cristal (con esta cantidad te saldrán unos 4 tarros de 200- 250 grs, aproximadamente). Si los vamos a consumir pronto podemos guardar en la nevera. Aguantarán un mes perfectamente.
 Si tardamos en consumir o hacemos más cantidad tendremos que cocer los tarros al baño María. 

• En el fondo de una cacerola profunda colocamos un paño de cocina doblado.  Ponemos los tarros bien cerrados encima y otro paño entre los botes para que al hervir no se rompan si chocan unos con otros. 
Cubrimos de agua fría hasta tres o cuatro dedos, como mínimo, por encima de los tarros.
Cuando empiece el agua a hervir a borbotones contaremos 30 minutos.
 Apagamos el fuego.  En cuanto podamos manipularlos,  los sacamos y vamos colocando en la encimera sobre un paño de cocina limpio y seco hasta que se enfríen del todo.
Después, a la despensa. 
De esta forma tendremos mermelada para nuestras tostadas del desayuno, hasta el año siguiente. 





COMPOTA DE MEMBRILLO






Esta es mi preferida.  
Podemos disfrutar de esta fruta y de un postre, sin dañar tanto nuestra salud y sin sentirnos culpables por las calorías consumidas.

INGREDIENTES

1 Kilo de membrillos ( unos 4 hermosos)
Entre 50 y 100 grs. de azúcar
1 limón 
Una rama de canela 
2 o 3 anises estrellados
3\4 de litro de agua

ELABORACIÓN 





Preparamos un bol con agua y el zumo de medio limón.
Lavamos y pelamos los membrillos. Partimos en gajos. Quitamos corazón y semillas,  apurando bien para que no le queden partes duras y los vamos poniendo en el agua con limón. 
Cuando los tengamos todos, ponemos una olla con el agua y el azúcar,  la canela, el anís estrellado, el zumo de la otra mitad del limón y los membrillos.
Dejamos que cuezan hasta que estén tiernos pero sin que se deshagan. Cuando estén en su punto los pasamos a una fuente honda con la ayuda de una espumadera.
Dejamos que el agua siga hirviendo y se reduzca un poco más hasta tener un almibar flojito y después vertemos sobre los membrillos. 
Dejamos enfriar. 

CONSEJOS





Os pongo que entre 50 y 100 grs de azúcar para que lo hagáis a vuestro gusto. Yo le pongo solo 50 y para mi es el punto exacto. Los más golosos podéis llegar hasta los 100 grs.
La cantidad ideal de agua seria 1/2 litro pero para mi gusto el membrillo se cuece muy apretujado y corre riesgo de no estar bien cubierto y si tenemos que estar manipulandolo mucho que se nos rompa. Por eso prefiero ponerle más agua y después dejar reducir hasta quedarnos con medio litro de almibar,aproximadamente
Tenéis invitados. No hay tiempo de hacer postre y resulta que tienes en tu frigorífico compota de membrillo, pero te parece un postre un poco pobre.....cuando tengas los cuencos individuales preparados, pon en cada uno un par de dátiles, una ciruela pasa y un par de trozos de nuez.  Ya tienes postre de lujo. 
Sí tenéis mucha cantidad también podéis hacer conserva de esta manera. Lo ponéis en botes de cristal, cubrir con el almíbar y cocer al baño María como os he explicado en la " mermelada de membrillo" .  También os admite congelación.  


Bueno, espero que os haya servido de ayuda. Tenéis tres formas de comer membrillo, para el goloso empedernido y para los más comedidos con el azúcar. 















lunes, 5 de noviembre de 2018

GUISO DE CONEJO CON ACEITUNAS










Hoy os traigo un guiso con carne de conejo. Carne blanca y sin apenas grasa. Como muchos otros guisos es fácil de hacer y está más bueno de un día para otro, algo que a mi me encanta; si tienes que trabajar te lo quedas hecho la tarde antes y cuando llegues a casa, calentar y listo. También congela estupendamente, otra ventaja.
Esta receta lleva aceitunas. Concretamente, aceitunas kalamata.  Es un tipo de aceituna oscura y no muy grande,  procede de Grecia y viene envasada en aceite.  Se encuentra fácilmente en cualquier supermercado. Yo la compro en Mercadona, en el lineal donde están el resto de las aceitunas envasadas. Tiene un sabor muy especial y queda genial en la salsa.

Vamos con los ingredientes

INGREDIENTES






Un conejo
2 cebollas
2 pimientos rojos
2 zanahorias
3 tomates bien maduros  ( pueden ser tomates enteros de lata)
1/2 bote de aceitunas kalamata, unas 25 o 30 aproximadamente. 
Una cucharada colmada de alcaparras
Una pizca de pimentón picante 
Aceite de oliva virgen extra , sal y pimienta negra.

ELABORACIÓN







Troceamos el conejo, o pedimos al carnicero que lo haga, en trozos regulares.
Salpimentamos la carne y rehogamos en una cazuela con aceite de oliva virgen extra hasta que esté bien dorado.  Retiramos y reservamos.
Mientras se va dorando el conejo, cortamos la cebolla, la zanahoria y el pimiento en juliana.  Incorporamos las verduras en el aceite donde rehogamos el conejo y dejamos pochar a fuego lento.
Añadimos sal . 
En tanto se nos van haciendo las verduras, picamos los tomates.  Si los utilizamos naturales, los pelamos primero.
Cuando nuestro sofrito esté casi a punto, añadimos las aceitunas y alcaparras. Mezclamos bien y dejamos que se haga todo junto un par de minutos más.  
Incorporamos a la cazuela los tomates picados, la pizca de pimentón y el conejo. Tapamos la cazuela y a fuego lento dejamos que se haga hasta que la carne esté tierna. 
• Con el jugo que suelta el tomate debe ser suficiente para que el conejo se haga (siempre a fuego lento), si ves que se reseca mucho y aún no está tierno podéis añadir medio vaso de agua caliente.  




   ¡¡A comer!!

martes, 9 de octubre de 2018

ENSALADA DE ENDIVIAS





Hoy os propongo una ensalada de endivias que a mi me encanta. 
También se pueden hacer con ellas platos calientes, pero una vez las hice y las prefiero en crudo. Solamente abiertas a la mitad o en cuatro trozos (si son grandes), a lo largo, un poco de sal, vinagre y bien regada de aceite de oliva virgen extra y ya está. 
Pero hoy haremos esta ensalada un poco más elaborada pero muy sencilla.  Cuando la hagáis ya me contáis el éxito que vais a tener. 

Vamos al lío. 

INGREDIENTES





4 Endivias
 3 zanahorias
100 grs. de queso azul o queso roquefort
200 ml. de nata liquida
1 limón 
•  2 cucharadas de anacardos fritos ( unos 35 grs.)
•  Uvas pasas para decorar (unos 15 grs.)

ELABORACIÓN 





Ponemos las pasas en remojo con un poco de agua para que se hidraten
En un bol ponemos el queso y batimos bien. Añadimos la nata y el zumo del limón y seguimos batiendo hasta obtener una crema homogénea. 
Lavamos las zanahorias, pelamos y rallamos con un rallador grueso.
Limpiamos las endivias reservando algunas de las hojas más grandes y que estén bonitas para la decoración.  El resto las cortamos en juliana finitas.
Los anacardos los picamos un poco, no en exceso. Tenemos que notarlos.
En una fuente ponemos las zanahorias,  la juliana de endivias, los anacardos y mezclamos. Ponemos alrededor decorando las hojas enteras de las endivias.
Salseamos con un poco de la crema de queso y decoramos con las uvas pasas.
Colocamos el resto de la crema en una salsera que llevamos a la mesa y que cada comensal se sirva a gusto.





CONSEJOS

La endivia tiene un ligero sabor amargo pero agradable.  Eso sí , si la lavamos en exceso aún amarga más.  Mejor se limpian por fuera con un trapo bien limpio y húmedo. 
Para trabajar bien el queso es conveniente sacarlo un rato antes del frigorífico, para que se ablande un poco.  Si se nos olvida podemos meterlo en el microondas , función descongelar 10  o 15 seg. ¡¡ojo!! no se os queme.
Con las cantidades que os pongo comen cuatro personas un primer plato abundante. Y fijo que no sobra, es adictiva. 

A disfrutarla.



lunes, 3 de septiembre de 2018

BIZCOCHO DE CIRUELAS







Terminándo ya la temporada de ciruelas.                            
Yo aún tenía en cada árbol un puñadito y no quería dejar de enseñaros este bizcocho de ciruelas invertido.  
Lo vi en el blog de misthermorecetas y me sedujo. Los bizcochos con frutas me encantan porque ésta le da un extra de esponjosidad. 
He hecho adaptaciones a mi manera, la primera ajustar la elaboración para hacerla de forma tradicional,  para quien no tenga thermomix. He puesto tres clases de ciruelas y como siempre la cantidad de azúcar,  ya os he dicho otras veces que pongo poco azúcar a mis postres y dulces. 
En mi casa dulces empalagosos,  nunca; así que los muy golosos ya sabeis que tenéis que aumentar la cantidad .

En este bizcocho la mezcla del dulce con la acidez de la ciruela es genial.

               Y vamos ya a edulzarnos, la vista y el paladar.

INGREDIENTES





4 ciruelas rojas
4 ciruelas verdes
 4 ciruelas amarillas
400 grs. harina de repostería
 200 grs. de azucar + 50 grs. para untar el molde
3 sobres de gaseosillas dobles ( 3 de cada color)
1 limón 
3 huevos grandes o 4 mas pequeños
250 grs. de leche entera 
100 grs. de aceite de oliva virgen extra de sabor suave
un poco de mantequilla para untar el molde.


ELABORACION






Precalentamos el horno, calor arriba y abajo, a 180°
Untamos un molde de base desmontable con mantequilla, el fondo y los laterales.  Después espolvoreamos los 50 grs. de azucar, que llegue bien a todos los rincones y sacudimos boca abajo para eliminar el exceso y reservamos. 
Lavamos bien las ciruelas y sin pelarlas las abrimos a la mitad, quitando el hueso.
Vamos poniendo las ciruelas boca abajo sobre el molde, una junto a otra, que quede toda la base cubierta pero sin que monten unas encimas de otras,  y alternando los colores.
En un bol ponemos la harina tamizada, junto con la levadura y el bicarbonato . Reservamos.
Batimos los huevos con el azúcar y la ralladura del limón, mejor con una batidora de varillas eléctrica hasta que estén bien esponjosos. 
Añadimos la leche y el aceite y batimos hasta que estén bien integrados con los huevos.
Agregamos la mezcla, que teniamos reservada, de harina, levadura y bicarbonato y mezclamos con movimientos envolventes.
Vertemos la masa sobre las ciruelas y horneamos a 180° durante 55 minutos, aproximadamente. Ya sabéis que cada horno es un mundo . Comprobar si está hecho pinchando una aguja o brocheta, si sale limpia ya esta hecho. Si veis que se os tuesta mucho por encima y aún no está hecho, podéis tapar con un trozo de papel de aluminio. Pero nunca hagáis ninguna de estas dos cosas antes de los 25 minutos de cocción,  porque se os bajará el bizcocho. 

CON THERMOMIX

Precalentamos el horno a 180° 
Untamos el molde,  limpiamos las ciruelas y las colocamos de la misma manera que os explico en la elaboración tradicional.
Ponemos en el vaso la harina, la levadura y el bicarbonato y programamos 
30 seg. Velocidad 5, quitamos y reservamos.
Pelamos el limón sin nada de parte blanca, es fácil con un pelador de patatas, y junto con el azucar ponemos en el vaso. 
Pulverizamos 20 seg. Velocidad 10.
•  Añadimos los huevos y programamos 
3 mtos, 37° , velocidad 5.
Añadimos la leche y el aceite, mezclamos
10 segundos, velocidad 5
Agregamos la mezcla de harina que teníamos reservada y mezclamos
10 segundos, velocidad 3.
Retiramos el vaso y terminamos de mezclar con la espátula.  
Vertemos la mezcla en el molde y procedemos igual que en la preparación tradicional. 





CONSEJOS

• Yo he puesto tres clases de ciruelas porque tenía en el huerto de las tres. Podéis poner solo de una clase, en este caso solo con las rojas queda muy vistoso.
En casa bebemos leche semidesnatada.  Aunque siempre tengo un par de litros de leche entera para utilizar con los postres, si me pilla sin ella, pongo 200 de semidesnatada y 50 de nata.
A mi me encanta utilizar aceite de oliva en los bizcochos,  eso sí, debe ser un aceite suave, tipo alberquina; pero si no tenéis o no os gusta podéis utilizar de girasol.

                   Pues ya solo nos falta el café o, con este calor, una limonada casera fresquita, para acompañar este bizcocho.  Espero que os guste.