Datos personales

Mi foto
Badajoz, Badajoz, Spain

lunes, 3 de septiembre de 2018

BIZCOCHO DE CIRUELAS







Terminándo ya la temporada de ciruelas.                            
Yo aún tenía en cada árbol un puñadito y no quería dejar de enseñaros este bizcocho de ciruelas invertido.  
Lo vi en el blog de misthermorecetas y me sedujo. Los bizcochos con frutas me encantan porque ésta le da un extra de esponjosidad. 
He hecho adaptaciones a mi manera, la primera ajustar la elaboración para hacerla de forma tradicional,  para quien no tenga thermomix. He puesto tres clases de ciruelas y como siempre la cantidad de azúcar,  ya os he dicho otras veces que pongo poco azúcar a mis postres y dulces. 
En mi casa dulces empalagosos,  nunca; así que los muy golosos ya sabeis que tenéis que aumentar la cantidad .

En este bizcocho la mezcla del dulce con la acidez de la ciruela es genial.

               Y vamos ya a edulzarnos, la vista y el paladar.

INGREDIENTES





4 ciruelas rojas
4 ciruelas verdes
 4 ciruelas amarillas
400 grs. harina de repostería
 200 grs. de azucar + 50 grs. para untar el molde
3 sobres de gaseosillas dobles ( 3 de cada color)
1 limón 
3 huevos grandes o 4 mas pequeños
250 grs. de leche entera 
100 grs. de aceite de oliva virgen extra de sabor suave
un poco de mantequilla para untar el molde.


ELABORACION






Precalentamos el horno, calor arriba y abajo, a 180°
Untamos un molde de base desmontable con mantequilla, el fondo y los laterales.  Después espolvoreamos los 50 grs. de azucar, que llegue bien a todos los rincones y sacudimos boca abajo para eliminar el exceso y reservamos. 
Lavamos bien las ciruelas y sin pelarlas las abrimos a la mitad, quitando el hueso.
Vamos poniendo las ciruelas boca abajo sobre el molde, una junto a otra, que quede toda la base cubierta pero sin que monten unas encimas de otras,  y alternando los colores.
En un bol ponemos la harina tamizada, junto con la levadura y el bicarbonato . Reservamos.
Batimos los huevos con el azúcar y la ralladura del limón, mejor con una batidora de varillas eléctrica hasta que estén bien esponjosos. 
Añadimos la leche y el aceite y batimos hasta que estén bien integrados con los huevos.
Agregamos la mezcla, que teniamos reservada, de harina, levadura y bicarbonato y mezclamos con movimientos envolventes.
Vertemos la masa sobre las ciruelas y horneamos a 180° durante 55 minutos, aproximadamente. Ya sabéis que cada horno es un mundo . Comprobar si está hecho pinchando una aguja o brocheta, si sale limpia ya esta hecho. Si veis que se os tuesta mucho por encima y aún no está hecho, podéis tapar con un trozo de papel de aluminio. Pero nunca hagáis ninguna de estas dos cosas antes de los 25 minutos de cocción,  porque se os bajará el bizcocho. 

CON THERMOMIX

Precalentamos el horno a 180° 
Untamos el molde,  limpiamos las ciruelas y las colocamos de la misma manera que os explico en la elaboración tradicional.
Ponemos en el vaso la harina, la levadura y el bicarbonato y programamos 
30 seg. Velocidad 5, quitamos y reservamos.
Pelamos el limón sin nada de parte blanca, es fácil con un pelador de patatas, y junto con el azucar ponemos en el vaso. 
Pulverizamos 20 seg. Velocidad 10.
•  Añadimos los huevos y programamos 
3 mtos, 37° , velocidad 5.
Añadimos la leche y el aceite, mezclamos
10 segundos, velocidad 5
Agregamos la mezcla de harina que teníamos reservada y mezclamos
10 segundos, velocidad 3.
Retiramos el vaso y terminamos de mezclar con la espátula.  
Vertemos la mezcla en el molde y procedemos igual que en la preparación tradicional. 





CONSEJOS

• Yo he puesto tres clases de ciruelas porque tenía en el huerto de las tres. Podéis poner solo de una clase, en este caso solo con las rojas queda muy vistoso.
En casa bebemos leche semidesnatada.  Aunque siempre tengo un par de litros de leche entera para utilizar con los postres, si me pilla sin ella, pongo 200 de semidesnatada y 50 de nata.
A mi me encanta utilizar aceite de oliva en los bizcochos,  eso sí, debe ser un aceite suave, tipo alberquina; pero si no tenéis o no os gusta podéis utilizar de girasol.

                   Pues ya solo nos falta el café o, con este calor, una limonada casera fresquita, para acompañar este bizcocho.  Espero que os guste.









sábado, 4 de agosto de 2018

ENSALADA DE ALUBIAS





Estar en verano y con estas temperaturas de más de 40° que tenemos por esta tierra, no está reñido con comer un buen plato de legumbres. 
Menos las lentejas, que reconozco que no le pillo el punto de cocción adecuado para que me queden tiernas pero sueltas, garbanzos y judías, o alubias, forman parte de nuestra dieta veraniega en formato ensalada. 
De los beneficios de las legumbres y nuestra dieta mediterránea ya está todo dicho; así que yo me limitaré a enseñaros la receta de ensalada de legumbres preferida de mi marido. 
Si cambio de receta o ingredientes es porque yo quiero, por él comía la misma todos los días.  Y si sobra, que es raro, se la cena.
Normalmente esta ensalada la hago solo para los dos, así que os pongo las cantidades que utilizo para dos platos,  pero salen dos platos bien colmados. Vamos!!!! Que podéis comer tres a gusto. 

Vamos ya con lo que vamos a necesitar.



INGREDIENTES (para dos personas)





250 grs. de alubias ya cocidas y escurridas.
1 lata pequeña de maíz dulce
200 grs. de pimientos verdes italianos, si son pequeños y tiernos, mejor.
• 30 grs. de tomates secos ( si no tenéis tomates secos, utilizar tomates cherry partidos por la mitad)
Aceite para freír los pimientos, sal gorda .

PARA EL ALIÑO

1 Diente de ajo prensado 
• Un poco del aceite de freír los pimientos (unas 6 cucharadas)
• 3 cucharadas de vinagre balsámico 
Sal y pimienta negra
1\2 cucharadita de comino molido


ELABORACIÓN







La noche antes ponemos las judías de remojo
Por la mañana tiramos ese agua y las cubrimos de agua limpia, añadimos un trozo de cebolla, la parte verde de un puerro y un diente de ajo y cocemos; como tengáis costumbre, en vuestra olla rápida o en una convencional,  hasta que estén tiernas .
Mientras, iremos preparando el resto de los ingredientes.  Lavamos y limpiamos los pimientos partiendolos en varios trozos.  Interesan unos pimientos pequeños y tiernos.
Ponemos aceite en una sartén y los freímos.  A medida que los vamos sacando los colocamos en un colador para que suelten el exceso de aceite y salamos.
Los tomates secos los ponemos a hidratar en agua tibia, unos 15 minutos, escurrimos y cortamos en tiras. Es más rápido y fácil hacerlo con unas tijeras de cocina. Si utilizamos tomates cherry,  solo lavamos y abrimos a la mitad y reservamos.
Abrimos la lata de maíz, escurrimos en un colador y lo pasamos debajo del grifo de agua fría.  A mi es que me gusta enjuagarlo, no ponerlo tal cual sale de la lata. Reservamos.
•  Seguro que nuestras judías ya estarán cocidas . Las ponemos en un escurridor y mientras se entibian vamos preparando la vinagreta. 
Ponemos todos los ingredientes en un bol para después batir con unas varillas o, podéis hacerlo como yo lo hago. En un tarro de cristal. Colocamos todos los ingredientes de la vinagreta, ponemos la tapa al tarro cerrando bien y agitamos con fuerza. Y ya. 
En una ensaladera o fuente (la que vamos a llevar a la mesa) ponemos las judías ya cocidas,  los pimientos fritos, los tomates, el maíz enjuagado y escurrido. Añadimos la vinagreta de nuestro tarro, que habremos agitado bien. Con ayuda de dos cucharas mezclamos todo y al frígo hasta la hora de comer. Que esté fresquita.

CONSEJOS




No cabe duda que si cocemos nosotros las legumbres estarán mejor y sabemos lo que cocemos, pero ante las prisas podemos tener siempre en la despensa un bote de estos que vienen ya cocidas. Eso sí,  si utilizáis botes de legumbres ya cocidas hay que enjuagarlas muy bien en varias aguas.
Sí encontráis pimientos de Padrón que no piquen,  o que a vosotros no os importa que lo hagan, pues adelante. Serian los ideales por tamaño y no tener que partirlos. Si utilizáis los italianos escogerlos lo más pequeños posible. 
Para el ajo prensado utilizo un prensa ajos , que es el artilugio que veis en la foto. Que no tenéis,  pues al mortero. Pero yo me lo compré (es barato), porque a veces sólo para un diente de ajo, estar sacando el mortero y lavar y tal. Que va muy bien este aparatito. 
No te gusta el maíz? Pues no se lo pongas. Cambia por una aceituna negra, por ejemplo. 
Y mejor de un día para otro. Podéis hacerla el día antes y meterla tapada en el frigorífico. Veinte minutos  antes de comer sacarla para que se atempere. 

Que aproveche!!! 







miércoles, 18 de julio de 2018

MOUSSE DE FRESAS 








Hace unos dias os enseñaba por redes sociales la primeras fresas de mi huerto. Este año muy tardías. 
Tenemos un verano muy inusual. Acostumbrados como estamos en estas tierras extremeñas a no bajar de los 38-40°, tener temperaturas que a duras penas llegan a los 30° es una delicia para  quien , como a mi, no soportamos el calor. 
Pero no sé bien si por ese motivo o por qué otra razón,  mi huerto este año va lento y no terminan de madurar los frutos. Las fresas tendrían que haber madurado entre Abril y  Mayo y ahora ya no quedar ninguna, pues es justo ahora cuando están empezando a salir.  
Así que he aprovechado para hacer una mousse de fresas que en casa nos encanta.
Y os dejo la receta.


INGREDIENTES





• 3 hojas de gelatina neutra (6 grs.)
• 250 grs. de fresas
• 80 grs. de azúcar
• 2 yogures griegos naturales o de fresa
• 200 ml. de nata para montar. 


ELABORACIÓN



Tenemos la gelatina hidratando. Las fresas trituradas y coladas y la nata montada.

• Ponemos las hojas de gelatina a remojo en un poco de agua fría
• Mientras se hidratan, trituramos las fresas con la batidora y después colamos para eliminar las semillas.
• Montamos la nata con el azúcar y la reservamos en la nevera.



Mezclamos la gelatina con las fresas y calentamos. La textura que se ve en el foto es la que tiene que tener después de enfriar y para empezar a montar. A medida que montamos va cambiando el color y esponjosidad. 



• Cuando la gelatina esté hidratada la escurrimos bien y mezclamos con el puré de fresas. Ponemos al fuego a calentar y removemos con unas varillas hasta que la gelatina se disuelva (no es necesario que hierva). Retiramos del fuego y dejamos que enfríe primero a temperatura ambiente y después en el frigorífico. 
• Cuando el puré de fresas y la gelatina este casi a punto de cuajar, batimos con las varillas como si montarámos nata. Va pasando del rojo a un tono rosa y poniéndose esponjosa como una nata semimontada. 



Mezclamos la nata ya montada con el yogurt y esto con las fresas montadas hasta que se vea una mezcla homogénea. 


• Mezclamos la nata que teníamos montada con el yogur, con movimientos envolventes para que no se nos baje esta y ahora mezclamos esto con las fresas montadas, siempre con movimientos envolventes.
• Ya todo mezclado rellenamos unos vasitos o cuencos individuales.  Decoramos con media fresa y unas hojas de menta o hierbabuena. 
• Metemos en el frigorífico un mínimo de 6 u 8 horas, pero lo ideal es dejarlo hasta el día siguiente. 









 CONSEJOS






La gelatina en hojas de marca suelen tener 2 grs, cada una.  Son tres hojas las que tenéis que utilizar, pero las de marcas blancas suelen tener un poco menos,  sobre 1,80 grs aproximadamente.  Tenéis que utilizar entonces tres hojas y la tercera parte de otra que serian los 6 grs.
Tenéis que estar muy pendientes del momento que la mezcla de las fresas con la gelatina este a punto de cuajar para empezar a montar. Si aún está muy líquida no se os monta y si os olvidáis de ella en el frigorífico y se cuaja del todo, ya no es posible montar.
Para que tengáis una idea para cuantos comensales vais a tener con estas cantidades, os cuento que yo utilizo los vasitos de yogurt de cristal ( a mi padre siempre le he comprado esos yogures especiales que vienen en esos tarritos que le gustan mucho  y yo después los lavo y  guardo). 
Con las cantidades de la receta me salen 6 vasitos. 
Si sois más en casa o vais a utilizar recipientes más grandes para emplatar,  doblar las cantidades.  No os preocupéis que no los vais a tener rodando por el frígo ni dos días.  











lunes, 2 de julio de 2018

ESCABECHE AROMÁTICO DE CABALLA





Hoy receta de pescado. Todo son ventajas. Pescado azul rico en ácidos grasos omega 3,  barato y un escabeche que se toma frio y dura días en el frigorífico. 
Me apasionan los escabeches. Son platos muy veraniegos, de pescado, de carne o aves, de verduras, como las habitas escabechadas, receta aquí .

El escabeche es un método de conservación de los alimentos en vinagre. El medio ácido que proporciona el vinagre detiene las células responsables de la putrefacción , y la adicción de pimentón en algunos escabeches tiene una acción fungicida. 
Otros escabeches en vez de pimentón le damos color con azafrán.  Después pueden llevar diferentes ingredientes; aceite, vino, hierbas aromáticas, o especies .  

Como tantísimos platos de nuestra gastronomía este proviene de la cocina árabe, aunque en principio se refería a un guiso de carne con vinagre y ya se hacía referencia de él en "Las mil y una noches".

Siendo un plato extendido por el Mediterráneo, en los recetarios internacionales se refieren a él como un plato genuinamente español, aunque se preparan diferentes tipos de escabeches en toda América Latina.

Y después de tanta literatura, vamos ya con la receta. 






INGREDIENTES ( para 4 personas)

4 caballas de ración en dos lomos sin espinas.
2 cebollas
2 zanahorias
1 bulbo de hinojo o una cucharada de semillas de hinojo
4 dientes de ajos
1 hoja de laurel
2 anises estrellados
 1 rama de canela
1 rama de romero
1 cucharadita de pimienta negra en grano
1 cucharadita de semillas de cilantro 
1 cucharadita de pimentón de la Vera
•  La piel de un limón, sin nada de la parte blanca
1 vaso de aceite de oliva virgen extra
1/3 de vaso de vinagre de manzana
Un poco de harina y sal


ELABORACIÓN 





Pediremos en la pescaderia que nos limpien las caballas, quitando la cabeza y la espina central y las separen en dos filetes.  Después nosotros en casa, aún tendremos que perfilar un poco quitándole las espinas laterales que puedan tener. Cuanto más limpias estén , más agradables serán de comerse . 
Lavamos, salamos y pasamos ligeramente por harina sacudiendo bien el sobrante y a continuación las freímos, a fuego medio, en un fondo de aceite. 
A medida que van estando las vamos colocando en la misma fuente que va a ir a la mesa.
En el mismo aceite freímos la cebolla y el hinojo (en caso que lo pongamos) cortados en juliana.  
Cuando esté dorado añadimos los ajos pelados y partidos a la mitad a lo largo y las zanahorias en rodajas. Salteamos unos minutos más. 
Añadimos ahora todas las especies, las hierbas aromaticas, la piel del limón, el aceite y el vinagre, rectificamos de sal y esperamos que rompa el hervor.
• En este momento vertemos sobre el pescado. Dejamos enfriar y después guardamos en la nevera hasta el día siguiente.
Una media hora antes de llevarlo a la mesa sacamos del frigo para que se atempere un poco.





CONSEJOS

Para este plato es importante que el pescado esté bien limpio de espinas. 
Precisamente el día que hice estas caballas con tiempo para hacer las fotos para el blog no pude poner el hinojo porque no lo encontré,  por eso sustituí el sabor por las semillas, pero si podéis, ponerlo que está muy bueno. 
Yo le he puesto vinagre de manzana porque es más suave y voy a consumir el escabeche pronto. Si vais a guardarlo más tiempo o si os gusta potente de vinagre, poner vinagre de vino. 
Os digo que una vez que incorporeis la zanahoria a la sarten, se saltea un par de minutos.  Esto es para mi casa que nos encanta la zanahoria crujiente y no podemos con ella excesivamente cocida. Así que si os gusta blanda dejar que se haga hasta el punto que esté a vuestro gusto.
Ya os conté en otra ocasión que antes aprovechaba cualquier viaje a Madrid o Granada para venirme cargada de especies.  Ya no, ahora tenemos en Badajoz una tienda maravillosa de especies,  legumbres ecológicas, tés y un montón de cosas ricas. Hay que pasarse a verla, en calle Virgen de la Soledad y tienen venta online. Os dejo el enlace a su web,  Semilla y grano










miércoles, 13 de junio de 2018


SOPA DE ESPÁRRAGOS





Tenia a medio preparar la edición de las fotos y el texto de esta receta para actualizar el blog hace casi un mes, pero me ha sido imposible hacerlo hasta ahora.
Esta sopa es como nuestra sopa de ajo extremeña, a la que le añadimos espárragos trigueros. 
Ya es tarde para este tipo de esparrago, pero podéis hacerla con los de huerta, a ser posibles de los más finitos, que además ahora tienen buen precio. Y si no, ya tenéis la receta aquí para la temporada que viene.
Es verdad que para este plato, ese amargor característico de los espárragos trigueros le da un puntito especial.  

Vamos ya por la receta.

INGREDIENTES (Para cuatro personas)





1 manojo de espárragos trigueros ( unos 300 grs.)
• 8 dientes de ajo
• 100 grs de pan del día anterior (unas dos o tres rebanadas por persona)
• 70 grs de jamón serrano en taquitos 
• 1,5 litros de caldo de pollo casero o caldo de verduras.
• 4 huevos ( 1 por persona)
• Aceite de oliva virgen extra y sal. 

ELABORACIÓN





• Quitamos la parte más dura de los espárragos. Yo empiezo cortando por el lado de la yema con los dedos, sin cuchillo. Cuando llego al punto que ya no puedo seguir cortando con la mano, esa parte final ya la desecho por que estará dura. Cuando los tengamos todos, cubrimos con agua , lavamos bien y escurrimos.
• Pelamos los ajos y cortamos en rodajitas. 
• El jamón podemos comprarlo ya cortado en taquitos. Si no es asi, lo hacemos nosotros.
• Tostamos las rebanadas de pan y repartimos en los cuatro platos donde vamos a servir la sopa.
• Ponemos aceite en una cacerola, rehogamos los ajos y cuando empiecen a tomar color, poco, que no se nos quemen, incorporamos el jamón, damos unas vueltas y añadimos los espárragos. 
• Rehogamos todo junto unos minutos . Ponemos el caldo y dejamos cocer a fuego suave hasta que los espárragos estén tiernos. 
• Cuando la sopa esté casi a punto, ponemos a hervir agua en un cazo para escalfar los huevos a la que le añadiremos sal y un pelin de vinagre. 
• Los huevos tenemos que hacerlos de uno en uno. Para facilitar la tarea cascamos el huevo en un cuenco pequeño o una taza.  Justo antes que rompa el hervor, bajamos el fuego y con ayuda de una cuchara hacemos un remolino en el agua, sobre el que echamos el huevo, asi conseguimos que la clara no se expanda. Dejamos cocer unos 3 o 4 minutos dependiendo del tamaño del huevo. Nos tiene que quedar la clara bien cuajada y la yema blandita. Con una espumadera retiramos a un plato. Repetimos la misma operación con los otros tres huevos. También podéis hacerlos como os explico Aquí., si os resulta más fácil. 
• Servimos la sopa bien caliente en los platos, sobre el pan y colocamos un huevo poché en cada plato.





CONSEJOS

En casa nos encanta el sabor que le da a esta sopa ese amargor del esparrago triguero, pero si os resulta molesto podéis hervirlos previamente en agua un par de minutos y tirar dicha agua. Así parte del amargor se quedara allí.  Después ya seguís la receta de la misma manera. 
• El pan os digo que un poco tostado porque esta mejor y no se reblandece tanto. Pero podéis ponerlo tal cual, si queréis. Ahora. Como esta mejor es,  si antes de freír los ajos ponéis en el aceite las rebanadas de pan y las freis un poco. Gana muchísimo en sabor, pero también es verdad que ganamos en calorías puesto que el pan va a absorber mucho aceite. Pero si no tenéis problema con eso, probar a freír el pan y ya me contareis.  

A la mesa!!
















domingo, 22 de abril de 2018

TORTILLA DE HABITAS FRESCAS







Estamos en plena temporadas de habas. Y como tengo huerto, voy cogiendo de todos los tamaños, dependiendo de eso, las elaboro con diferentes recetas. Así que llevo unos días que no paro, cocinando y congelando. 
Todos los años le digo a mi marido que no siembre tanto. Después tengo mucho trabajo. Pero nada, cuando se pone a sembrar todo le parece poco. Y, la verdad, apetece a lo largo del invierno encontrarse  con habitas, fuera de temporada, en el  congelador.

No está muy clara su procedencia, aunque la mayoría de las fuentes consultadas se inclinan por la cuenca mediterránea y Asia Central.  Hoy se cultivan en todo el mundo, siendo los principales países productores , Australia, China, Egipto y Etiopía.

En su composición, encontramos en su mayoría,  agua, entre un 65 o 70%, 20% de hidratos, 3% de sales minerales y vitaminas A, B1,B2 y C, y solo un 0,4% de grasas.
Es rica en calcio, fósforo, magnesio, hierro y especialmente potasio, hasta 1.390 mg. por cada 100 grs. 

Podemos consumirlas con las vainas cuando son muy tiernas. Sólo el grano cuando ya son un poco más grandes, y en ambos casos se consideran como verdura. Si se consume el grano seco, habitualmente en potaje, se valora como legumbre.

Hay montones de formas de preparar las habas.
En Extremadura se consumen mucho la vaina cuando son muy tiernas y le llamamos jerretes. Yo preparo fritas y después congelo en tandas de aproximadamente unos 300 o 350 grs. Después podemos acompañarlas con un huevo frito, en un revuelto con huevos o en tortilla. Ahora en la recetas os digo que le pongo al freírlas.

También en tortilla, pero sin vaina,  cuando el grano esta tierno. Fritas con jamón como se preparan en tierras granadinas.
Con el grano más grande, pero antes que endurezcan, en caldereta extremeña de habas.
Un puré o paté de la cocina árabe que se llama EL MDAMMAS,  que está exquisito. Procurare poneros la receta en unos días.  
En fin. un sin fin de formas de cocinarlas.

También con vaina, tiernas , las preparo en escabeche , tenéis la receta aquí

Hoy preparamos tortilla.





INGREDIENTES





350 grs. de habitas tiernas con vaina
2 cebolletas frescas
3 ajos tiernos
• Un ramillete de hierbabuena y cilantro 
• AOVE  y sal.
6 huevos 

ELABORACIÓN 





Picamos las cebolletas y los ajetes bien pequeñitos, (en bronuise)
Las habitas, le quitamos las puntas y picamos en rodajitas lo más finitas posibles.
Ponemos aceite en una sarten. Echamos las cebolletas y los ajos frescos picados y dejamos que se hagan un poco. Le añadimos las habas, agregamos la sal y dejamos cocer tapadas a fuego lento, hasta que las habas estén tiernas. 
Mientras picamos, muy picaditas,  las hierbas aromáticas.  Batimos los huevos y le añadimos las hierbas picadas y mezclamos bien. 
Cuando las habas estén tiernas,si vemos que tienen exceso de aceite , escurrimos, las mezclamos con los huevos ya batidos y cuajamos la tortilla.
Utilizamos una sarten que no se pegue nada (tengo una sarten unica y exclusivamente para las tortillas) untada con aceite. Yo lo hago con un pincel de cocina. La ponemos a fuego fuerte y cuando esté bien caliente echamos toda la mezcla, inmediatamente bajamos el fuego. Esperamos que cuaje por un lado y le damos la vuelta  con ayuda de un plato o una tapadera. Seguimos cuajando.  La cocción de la tortilla a gusto de cada uno. A mi hija mayor le gusta muy poco echa y yo no puedo con el huevo demasiado crudo . 


CONSEJOS








Vigilar las habas mientras se fríen.  Si vemos que aún no están bien tiernas y pueden empezar a tostarse podemos añadir un poco de agua. No mucha, algo menos de medio vaso.
Sí os apetece podéis ponerle unos taquitos pequeñitos de jamón serrano. Si los ponéis , el momento es a mitad de cocción de las habas. Yo, si es para revuelto o para acompañar unos huevos fritos, alguna vez se lo pongo.  Cuando es para tortilla, no suelo ponerle. 
Sí vais a congelar, una vez fritas y tiernas dejáis enfriar y ya podéis congelar.
Si las vais a hacer con un revuelto con huevos también le ponéis las hierbas aromáticas a estos. Si las acompañais con huevos fritos, o solas, podéis ponerle las hierbas aromáticas picaditas directamente a las habas, una vez terminadas. La hierbabuena y el cilantro son dos aromáticas que le van fenomenal a las habas.




  





domingo, 15 de abril de 2018


HOJALDRE DE COL








Tenia ganas de poneros esta receta antes que terminemos con la temporada de col. En casa solemos llamarle strudel de col, pero el único parecido con éste es que va enrollado, nada más.  
El strudel es típico de la reposteria Austriaca y Alemana y aunque a veces se utiliza el hojaldre para realizarlo,  lo correcto es usar pasta filo. Por esta razón he preferido ponerle a la receta el título de HOJALDRE DE COL, porque me parece más correcto.
Lleva también una pequeña cantidad de bacon o jamón,  pero prescindiendo de estos, es un plato apto para vegetarianos.  De hecho cuando tengo algún vegetariano en mi mesa lo hago sin estos ingredientes.
Es muy fácil y ya os adelanto que esta buenísimo.  Lo acompañamos con una salsa de yogur y hierbas aromáticas. Ese contraste entre la col que tiene un sabor fuerte y la acidez del yogur con la frescura de las hierbas aromaticas lo convierten en un plato de escándalo , con algo tan humilde como una  col. 
Esta igual de bueno recién salido del horno, como frio al día siguiente ( si sobra, claro!!), pero yo recomiendo tomarlo templado, y ademas se parte mejor que si está muy caliente.

Vamonos con la receta. 

INGREDIENTES (Para el hojaldre)





1/2 col mediana ( 500 grs. aproximadamente )
1 cebolla mediana
• 1 puerro pequeño
1 cucharada de azucar de caña 
• 1 cucharadita de vinagre de modena
40 grs. de bacon o jamón ibérico cortado en tiras finitas o taquitos pequeños (opcional).
1 cucharada de cominos 
• 1 lamina de hojaldre rectangular
• Sal, aceite de oliva virgen extra 
• 1 huevo para dar brillo al hojaldre.
Unas semillas de sésamo 

(Para la salsa)




2 yogures griegos naturales sin azucar
1 cucharadita de sal
Unas gotas de limón 
1 ramillete de hierbas aromáticas frescas, (perejil, cilantro, hierbabuena, eneldo, hinojo) de las que tengáis a mano. Eso sí, la hierbabuena imprescindible .


ELABORACIÓN (del hojaldre)







Cortamos el puerro y la cebolla pequeñitas y ponemos a sofreír en una sarten con un poco de aceite.
Mientras tanto le quitamos a la col la parte más dura de la base (mirar la foto) y cortamos en juliana. 
Agregamos la col a la sarten junto con la cebolla y el puerro y dejamos cocer a fuego medio, hasta que la col esté tierna, una media hora aproximadamente. 
Cuando la col esté tierna, si ha soltado mucha agua, escurrimos y volvemos a colocarla en la sarten. 
Añadimos el azúcar,  el vinagre, el comino y el bacon o jamón.  Mezclamos bien y dejamos cocinar 10 minutos más.
Ponemos en un colador y dejamos enfriar totalmente . 
Cuando el relleno este frio y sin nada de líquido, procedemos a rellenar el hojaldre.
En la bandeja del horno colocamos una hoja de papel de hornear y sobre ésta colocamos el hojaldre y sobre él el sofrito de col, ya fría.  Enrollamos (ver las fotos) y sellados bien los cierres con los dedos humedecidos con agua. Ponemos el cierre hacia abajo y metemos la bandeja en el frigorífico mientras precalentamos el horno a 200°.
Cuando el horno este caliente sacamos la bandeja del frigorífico. Pincelamos con el huevo batido, repartimos las semillas de sésamo por la superficie e introducimos en el horno unos 25 minutos aprox., hasta que el hojaldre este dorado.
Sacamos del horno y dejamos entibiar mientras preparamos la salsa



(De la salsa)




Picamos las hierbas aromáticas con un cuchillo sobre una tabla, muy finitas o bien con ayuda de una picadora o robot de cocina.
Ponemos los yogures en un bol. Le añadimos la sal, unas gotas de limón y las hierbas que habíamos picado. 
 • Mezclamos bien y listo. 






CONSEJOS

El hojaldre que se ve en la foto de los ingredientes es casero, pero podéis comprarlo, siempre teniendo en cuenta que para esta receta no puede ser redondo, tiene que ser rectangular.  Los de mantequilla del lidl y el de Mercadona de la marca hacendado van muy bien y tienen buen sabor.
Es muy, muy importante que el relleno esté frio y sin nada de líquido antes de empezar a rellenar, si no, se os pondrá blando el hojaldre y se os irá al traste el plato.
Yo lo que suelo hacer es preparar el plato en dos días. El día antes preparo el sofrito de col, lo dejo unas horas en un colador a temperatura ambiente y una vez que está bien escurrido lo pongo en el frigo hasta el día siguiente. El segundo día ya preparo el hojaldre, así me aseguro que está frio y no voy con prisas.
• El sofrito de la col, congela perfectamente. Si tenéis huerto, os regalan muchas o simplemente queréis comprarla de temporada, hacéis todos los pasos antes del relleno, incluido el escurrido y enfriado y después congelais en proporciones para el relleno. Yo ya tengo congelado, por separado lógicamente, para 4. 
Podéis utilizar tanto col blanca como rizada. Con lombarda no lo he hecho nunca, pero quiero probar cambiándole algunos ingredientes.
Metemos el hojaldre en el frigorífico mientras calentamos el horno porque mientras que lo hemos estado manipulando seguro que se habrá ablandado y necesitamos que esté duro y frio al meterlo en el horno,  nos quedará mejor.
Para esta salsa las hierbas aromáticas secas no nos van a servir,  no conseguiriamos ese frescor en la salsa que os he explicado.
El tiempo de horno es orientativo. Siempre lo digo y sé que me repito mucho, pero es que es verdad, cada horno es un mundo. De hecho, tengo un horno nuevo, aún no tiene dos años y he tenido que variar tiempos y temperaturas de todas mis recetas con respecto al horno viejo.  

Pues ya solo queda meterse en la cocina y disfrutar. Ya me contaréis.